lunes, octubre 03, 2011

(KECH -J346) Memorias

Me morí mi amor, el cielo se me vino encima como una pared de silencio, me fui quedando muda, dejando al lado todo lo que había sido en esta vida y no en otra. Al final de la escena me encontré desnuda, al alcance de las estrellas y a la vera de los ríos; quise volver pero fue imposible, nadie llegó a buscarme; la distancia se hizo eterna y atrás quedaba todo: mis gatos, mis papeles, mis lápices, mis ronchas, mis risas, mis besos, mis rabias, mis temores, mis sueños, mis películas, mis amigos, mi hermano, mi madre, mi padre, todos se quedaban ahí para siempre y yo aquí, tan sola, como un volcán de hielo que se niega a despertar. Han pasado pájaros, hormigas, abejas, dinosaurios, monos y lagartijas, flores, hiedras, lluvias, relámpagos, piedras, fuego y barro, todo ha pasado y yo nada, esplendorosa de aire y de noches me vuelo en humos y distancias que no existen, solo existo en tu memoria solo me veo en tus recuerdos; por ahora pues los caminos de las vidas no divergen en la espera, por ahora, unos cuantos millones de eones o quizás mañana.


1 comentario:

Raúl Roblero Barrios dijo...

un deleite en esta noche.

Hay que atreverse a romper el hielo o si no el volcán se extingue y la tierra es inerte.

saludos